21 diciembre 2006

Lío habemus, Narbona.


Hoy nos levantamos con una noticia que va a resultar polémica. La Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, según publica El Mundo pretende que de forma paulatina se prohíba la muerte de los toros en las corridas, equiparándolo a las corridas que se celebran en Portugal.

Argumenta la Sra. Ministra, que cada vez se tienen más problemas para defender las corridas de toros ante el Parlamento Europeo, y que con esta medida, se reduciría el maltrato del animal y la sangre en el ruedo.

Se debe pensar la Sra. Narbona, dentro del buenismo imperante hoy en día, que en Portugal, cuando el toro es conducido a chiqueros sin morir, se le curan las heridas,y se le lleva al campo para que pueda correr entre pajarillos y mariposas, y pase el resto de su vida a cuerpo de rey, tal y como ha vivido antes de llegar a la plaza para ser lidiado.
No sé si sabrá la Ministra que a estos toros se les da muerte en los corrales de un vulgar cachetazo. La Fiesta no sería completa sin la muerte del animal en la plaza, en honor a la lucha que ha mantenido con su lidiador, y no como un animal en un matadero cualquiera de carne.

Me imagino que estas declaraciones, efectuadas en un acto informal, serán un globo-sonda para ver como reacciona la población, y en caso de que haya una fuerte reacción, se retractará. Pero no hay que bajar la guardia, ya que se empieza por no matar al toro en la plaza, y se termina por la abolición de las corridas, en unos años. Por eso mismo no hay que dar ni un paso atrás en este tema, y manifestarnos en cualquier medio en contra de esta medida.
En un gobierno prohibicionista como el que nos toca sufrir, no se puede fumar, no se puede beber, no se puede foll..., en unos años todos obligados por decreto-ley a ser vegetarianos y deportistas.

En la cuna de la tauromaquia nos dedicamos a tumbarlo. Siempre nos quedará Francia, donde no hay ministros capullos.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Amigo aficionado,

Las reacciónes contrarias a esas declaraciones, deben empezar ya. Los aficionados no estamos unidos, nunca lo hemos estado -en un sentido amplio- y no hemos tenido porque estarlo. Pero ante estos ataques debemos empezar a hacer piña.

Por si no tuvieramos bastante con la decadencia que vive la fiesta por culpa de un taurinismo sin escrupulos, llegan este tipo de ataques por parte de la administracción central, que es precisamente la que debía preocuparse de crear un reglamento que mantuviera la integridad de la fiesta.

Esto tiene muy mala pinta, no se como podriamos hacer para remar todos en la misma dirección y convertirnos en una sola voz.

Soy un aficionado joven, 21 años, y estas cosas me asustan mucho, no se como lo verán ustedes.

Un saludo,
Alfonso Valdecantos

10:59 a. m.  
Blogger Rober said...

Gracias, Alfonso por visitar el blog. Como decía en un artículo Raúl del Pozo, la fiesta ha sobrevivido a la Iglesia, a Reyes... si el pueblo está a favor de la fiesta, y esta está en estado sano (y no como ahora), no puede nadie con ella.
Pero también hay que hacerse notar, participar en eventos, y estar unidos.

1:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ustedes tienen un concepto muy equivocado del significado de la palabra fiesta.

No voy a entrar en descripciones de algo que YA conocen muy bien.

Pero en algo tienen razón.
Se va a terminar.
Se les va a acabar su circo romano.
Porque es sádico a más no poder.
Que se siga conociendo a España y a los españoles por esto...

Eso sí que es triste, al igual que haya gente con 21 años aficionada a la barbarie.

NO A LA TORTURA

11:59 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home